¡¡Bye Bye 2016!!

¡¡¡No queda nada para la entrada en el año 2017 y quiero despedirlo con todos vosotros y agradeceros todo el apoyo que estoy recibiendo!!!

La verdad es que me entristece ver cómo de rápido van pasando los años y todas las personas y recuerdos que vamos dejando por el camino, pero siempre es un avance hacia algo mejor, hacia nuevos retos, nuevas personas, nuevas responsabilidades, nuevas versiones de nosotros mismos y nuevos sueños.

Mi balance del año 2016 tiende más hacia aspectos negativos que positivos ya que ha sido un año cargado de noticias no muy favorables para mi salud. Ha sido un año en el que he tenido que aprender a ser paciente con los médicos, las pruebas que me han tenido que realizar y, sobre todo, tener la fortaleza suficiente para confiar en que me iba a recuperar pronto. Hoy en día sigo de médicos y con las defensas algo bajas, pero cada día me encuentro con más fuerzas para seguir luchando y para sonreír de oreja a oreja como si no hubiese un mañana :):):)

A pesar de ello, los aspectos positivos han hecho acto de presencia. Este año finalicé mis estudios universitarios y me gradué, conseguí entrar en el master que me gustaba, cree el blog que tanto tiempo llevaba deseando crear, recuperé a mi mejor amiga y aprendí a valorar a mi familia y a mi chico (Guerrero) como nunca antes lo había hecho.

He de decir que, en general, ha sido un año de aprendizaje, de esfuerzo, de valorar en cada instante lo que tenemos y disfrutarlo al máximo, de ilusionarme y de cuidar a todas las personas que han hecho que mis sueños se hiciesen realidad. Me he dado cuenta de que lo material proporciona un tipo de felicidad momentánea, pero que la familia,  los amigos y los seres queridos son quienes siempre van a estar ahí para apoyarte incondicionalmente; ellos son quienes verdaderamente forman parte de tu felicidad.

Por eso, este año he elegido un vestido de lentejuelas que brillase lo máximo posible, que haga brillar el año nuevo para que sea mejor que el 2016 y para que nos llene de salud y de momentos felices a todos.

Como ya os dije, me encantan las trasparencias y este vestido lleva unas pocas… jejeje. Las lentejuelas, sinceramente, no me apasionaban mucho hasta que encontré este vestido; me parece que hacen una combinación perfecta con el tul y que le da un aire festivo-rockero que invita a pasarse toda la noche bailando. Para aquellas que os interese, el vestido es de ASOS, de la marca WYLDR.

Espero que lo paséis genial esta noche y… ¡¡FELIZ AÑO NUEVOOOOOOO!!

BESITOS!!!!!!

2 comentarios

  1. Tu siempre brillas, te quiero!

    1. Gracias bonita miaaaa!!

Deja un comentario